La transición digital, que llegó al mercado de trabajo de las generaciones Y y Z, la creciente importancia de la marca empleadora… Las transformaciones de los RH se han convertido en una etapa inevitable frente a los cambios masivos que afectan a las empresas. Para poder hacerles frente, los profesionales de los RH deben adoptar nuevas herramientas y desarrollar formaciones adecuadas… Pero también deben reinventar su posición en el seno de sus organizaciones.

La transformación digital alimenta los SIRH

Salarios, sourcing, informes de gastos, cheques restaurante… La digitalización ha afectado a todas las funciones de RH, o casi. La desmaterialización de numerosos procesos y el desarrollo de la inteligencia artificial facilitan o incluso eliminan las tareas más tediosas, que además suelen ser las que más tiempo requieren. En este contexto, los responsables SIRH cobran cada vez una mayor importancia. Sus conocimientos se propagan por los servicios de RH, ya que sus responsables no pueden seguir ignorando ciertas bases de la informática y de la gestión de datos.

IA y vídeo al servicio de un reclutamiento más humano

El reclutamiento se ha visto especialmente afectado por estas evoluciones técnicas. La actividad de sourcing ya tiene la asistencia de herramientas de matching que sacan provecho de los últimos avances en inteligencia artificial. Las candidaturas se han transformado y ya pueden trasmitirse bajo la forma de entrevistas por vídeo diferidas. Por tanto, la evolución técnica se pone al servicio de una evaluación más humana del candidato, más centrada en su personalidad. Consecuentemente, el rol del reclutador evoluciona. En lugar de pasar horas clasificando CVs, puede concentrarse en detectar las soft skills de los candidatos seleccionados previamente gracias al matching.

Especialistas en el bienestar en el trabajo

Otra tendencia masiva de la década, la evolución de los métodos de gestión, ha conllevado la aparición del Chief Happiness Officer, el responsable del bienestar de los empleados. A pesar de estar muy lejos de tener representación en todas las empresas y de que pueda parecer un capricho de startupper, este nuevo puesto de trabajo es un indicativo de la atención que se presta a las condiciones de trabajo. Los recursos humanos ya pueden verse como proveedores de servicios a los asalariados, sus clientes internos. Garantizar la realización de todos implica ante todo escuchar a través de entrevistas individuales y de cuestionarios que recojan el feedback de los empleados sobre su marco laboral y sus ejes de mejora.

La marca empleadora: nueva preocupación clave de los DRH

La renovada atención al bienestar de los asalariados también es un signo de la potenciación del concepto de marca empleadora. Causada por la tensión en ciertos sectores del mercado de trabajo, esta nueva preocupación de los RH ha transformado sus agendas y exige la adquisición de competencias específicas. Por ello, los profesionales de los recursos humanos adoptan técnicas procedentes del marketing para cultivar el atractivo de la empresa frente a los posibles candidatos: comunicación en plataformas especializadas, organización de eventos, etc.

La transformación de los RH hace que sean más indispensables que nunca

Lejos de uberizar los recursos humanos, la digitalización ha provocado que sean aún más indispensables. Al ganar tiempo y simplificar las funciones administrativas, los RH han podido concentrarse en tareas de gran valor añadido que requieren de importantes cualidades relacionales. Tanto durante el reclutamiento como en la gestión de las competencias internas, los profesionales de los RH deben combinar sus competencias técnicas con las humanas.