Si bien la competencia para adquirir y retener a los mejores talentos nunca ha sido tan intensa, la experiencia del candidato se está convirtiendo en una de las principales preocupaciones de los contratantes. En este juego de seducción mutua en el que se ha convertido el proceso de contratación, la gamificación es una herramienta particularmente poderosa. ¿Cómo dar a los candidatos una primera impresión inolvidable mientras se evalúan con precisión sus habilidades?

La experiencia del candidato, el arma preferida en la guerra por el talento

En un contexto de transformación digital y cambio rápido de los modelos de negocio, la adquisición de los perfiles adecuados es cada vez más compleja. Construir su marca de empleador dando una buena imagen de su empresa desde el primer contacto se convierte en algo esencial. Esta tarea es incluso más crucial en esta era de la red social, ya que tanto las buenas como las malas experiencias se comparten fácilmente y son potencialmente virales. Según el estudio CEB 2017, el 20 % de los candidatos tomarán medidas negativas después de una mala experiencia en el proceso de contratación. Debes cuidar tus relaciones con los candidatos que has contratado, pero también con aquellos que no se unen (hoy) a tu equipo.

Un juego para dejar huella

Los buenos candidatos tienen la oportunidad de elegir sus empresas. Sin embargo, los argumentos objetivos (salarios, beneficios, condiciones de trabajo, etc.) no siempre son suficientes para convencerlos. De esta forma, los talentos se basan en la cultura de la empresa y en una primera impresión, necesariamente subjetiva, a la hora de hacer su elección. Por lo tanto, es importante que las empresas desarrollen la dimensión divertida del proceso de contratación para impactar y generar entusiasmo.

Gamificación para conquistar los RRHH

La gamificación se ha convertido en una tendencia fundamental en los últimos años y, según un estudio realizado por Technavio, debería representar un mercado de 6.000 millones de dólares en 2019. De hecho,
Gartner estima que el 70 % de las grandes empresas ya han desarrollado una aplicación gamificada. Pero la mayor parte de sus esfuerzos se han centrado en el marketing, ya que el desarrollo de los recursos humanos ha despegado recientemente. Entre los pioneros, cabe mencionar a L’Oréal, que a partir de 2010 ofreció un juego pedagógico a los estudiantes que deseaban unirse al grupo, permitiéndoles descubrir las oportunidades profesionales ofrecidas y, al mismo tiempo, presentar su candidatura.

Hoy en día, la gamificación en el proceso de contratación está tomando formas cada vez más diversas.

Varias compañías ofrecen juegos de escape en los que los candidatos demuestran su capacidad para trabajar en equipo y resolver un problema complejo. En el campo de la programación informática, plataformas como
CodinGame hacen que los desarrolladores compitan entre sí en concursos de código diseñados como videojuegos. Los mejores son contactados directamente por las empresas asociadas para ser contratados.
CleverConnnect ha desarrollado una experiencia inmersiva para sus clientes: una visita virtual que permite a los candidatos descubrir la empresa, sus instalaciones y su equipo, y participar en juegos educativos para aprender más sobre la empresa. 

La empresa CPM, experta en equipo de ventas, merchandising y promoción de ventas, ha optado por destacar su enfoque de RSE, su política de alternancia y su orgullo a través de una imagen animada de sus oficinas.

Por lo tanto, no existe una fórmula estándar. Para aprovechar al máximo las ventajas de la gamificación, cada empresa debe encontrar el juego que más le convenga. Un consejo: ¡conoce a tus candidatos y trata de imaginar un juego que les permita expresar sus conocimientos mientras se divierten!